Las estadísticas recién publicadas por la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias ponen de relieve la creciente conciencia de los diferentes sectores en la necesidad de prevenir delitos relacionados con el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

En los últimos cinco años, las actuaciones que tienen que ver con operaciones sospechosas han experimentado un aumento del 63% como consecuencia de una mayor vigilancia, tanto de las entidades financieras como de otros sectores de sujetos obligados.

Solo en 2016 el SEPBLAC tramitó casi un 5% más de operaciones sospechosas con respecto al año anterior hasta alcanzar las 4.990.

Las comunicaciones por indicio remitidas por parte de las entidades financieras suponen el 78,6% del total en 2016. En el caso de los bancos, los asuntos ascienden a 2.646. Y las cajas de ahorros, teniendo en cuenta  su práctica desaparición, sólo han enviado cinco comunicaciones.

Por su parte, las entidades no financieras reportaron el 18,5% del total de las comunicaciones. Hay que destacar que durante los últimos años, se ha producido un incremento paulatino por parte de estas entidades profesionales, en especial notarios y registradores, que en 2016 han aumentado un 41% frente al ejercicio precedente, hasta alcanzar las 922 comunicaciones..

También sigue creciendo de forma significativa en los últimos dos años el número de alertas generadas por los organismos públicos. En 2016, la cifra alcanzó las 94, lo que supone un incremento del 88% frente al año previo y significativamente más elevado que las 12 comunicaciones de 2012.

En cuanto a los informes de inteligencia distribuidos por el SEPBLAC a otras autoridades y organismos, destaca el alza en el envío de información a la Policía Nacional (2.663 comunicaciones, un 12% más), a la Guardia Civil (1.376 comunicaciones, un 4,5% más) y a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (1.084 comunicaciones, en línea con 2015).

Por lo que se refiere al ámbito de investigación por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, el número de investigaciones iniciadas por blanqueo de capitales varía muy ligeramente entre 2012 y 2014, con un incremento total en este periodo de cuatro años de un 10%. En 2015 y 2016 este número se ha incrementado un 10% respecto a 2014 y casi un 25% respecto de 2012, según la información facilitada por el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).