La última decisión en relación a las monedas virtuales procede de Estados Unidos que establecerá idénticas medidas de control a las que ya aplica sobre las divisas tradicionales para prevenir el blanqueo de capitales en las transacciones con bitcoin.

En el caso español, según señala Santiago Lago, desde Soluciones Confirma, “el control vendría marcado por adaptar la normativa a las realidades actuales, como ya se ha hecho en nuestro país con las Entidades de Pago y las empresas que ofrecen servicios de apuestas y juego on line”.

Esta divisa virtual y anónima ha cobrado fuerza en los últimos tiempos con crisis como la de Chipre y su cotización alcanza los 92 dólares, con una revalorización del 600% desde principios de año, según datos de Mtgox.

Bitcoin aparece en 2009 con la diferencia frente a otras monedas virtuales cifradas de que tiene carácter descentralizado, es decir, permite el anonimato y la privacidad en las transacciones. Así, no depende de un servidor central que ejerza un control sobre las operaciones realizadas, como sería el caso del Banco Central Europeo o la Reserva Federal de Estados Unidos con las divisas tradicionales.

En la actualidad se producen unas 25 bitcoins cada diez minutos gracias a unos ordenadores denominados miners, una producción que continuará hasta 2140, cuando se alcancen los 21 millones de unidades. En la actualidad existen ya unos 11 millones de estas monedas y cada día se intercambian entre 60.000 y 110.000 bitcoins, una cifra que no deja de crecer en las últimas semanas.

Teniendo en cuenta la evolución de esta moneda desde su uso en la sencilla compra-venta por internet a nivel usuario, las transferencias entre unas cuentas a otras, el pago de servicios por parte de empresas, hasta las grandes operaciones con total falta de control, preocupa que el bitcoin sea utilizado en lavado de dinero o tráfico de drogas, como ya ha alertado el FBI.

Por esta razón, Estados Unidos no ha dudado en aplicar las normas contra el blanqueo de capitales a las divisas virtuales que tendrá nuevos requisitos de contabilidad y presentación de informes obligatorios ante los organismos de control para aquellas transacciones de más de 10.000 dólares.

Una medida calificada como “muy acertada” por Soluciones Confirma ya que, en opinión de Santiago Lago, “se hace necesario adaptar la legislación a la realidad social y económica que pretenda ser protegida”.

Fuentes:

CincoDías

Alt1040