Ante la insistencia de los organismos internacionales sobre la necesidad de que Grecia intensifique la lucha contra la evasión fiscal, práctica muy extendida en el país heleno, el gobierno se ha puesto manos a la obra en el diseño de reformas significativas.

Y es que, según señala el Fondo Monetario Internacional, en Grecia “los ricos y los trabajadores por su cuenta no pagan lo que deben, y esto ha obligado a una excesiva dependencia lineal de los recortes generalizados del gasto público, aumentando los impuestos sobre quienes declaran ingresos de salarios o pensiones”.

Por ello, el paquete de medidas que las autoridades griegas van a poner en marcha, además de contemplar la reforma del sistema de recaudación fiscal con la reducción de oficinas fiscales y la presentación de las declaraciones vía digital, incluye una serie de inspecciones por las ciudades y lugares más turísticos del país.

En este “safari” del fraude en los comercios llama la atención lo que se descubre. En dos establecimientos nocturnos de la costa cercana a Atenas, los inspectores vieron como la recaudación final de la noche superaba los 40.000 euros en un caso y los 60.000 euros en otro. Las recaudaciones “oficiales” en los días anteriores eran tres veces menores… por lo que los inspectores a partir de ahora examinaran las recaudaciones del día y las de los treinta días anteriores.

Además, el gobierno pretende terminar con la categoría de “intocables”, un grupo de personas formado por poderosos oligarcas locales, figuras políticas y del mundo del espectáculo. El primero en caer ha sido el armador Victor Restis, detenido por cargos de malversación y blanqueo de dinero.

A partir del primer trimestre del 2014, la administración helena incorporará 400 nuevos inspectores que dominarán los nuevos métodos para controlar ingresos tanto de personas físicas como jurídicas. Dependerán de la Secretaria General de Recaudación Pública.

También se está llevando a cabo la formación de sesenta funcionarios especializados por parte de especialistas de la administración francesa.

Asimismo, entre las prioridades de estas reformas están las profesiones liberales ya que presentan una declaración de impuestos cercana al umbral libre de impuestos, así como los inversores extranjeros que declaran bajos ingresos, constructores que no declaran sus propiedades, personas que declaran con sospechosa frecuencia ganancias de lotería y apuestas deportivas, así como personas que presentan ganancias injustificadas.

Fuente: ABC