El carácter cerrado y opaco de los mercados de diamantes junto a su alto valor, combinado con la falta de experiencia en este sector por parte de las autoridades, hacen de esta industria un objetivo para las actividades delictivas.

Por esta razón, el GAFI, en colaboración con el Grupo Egmont de Unidades de Inteligencia Financiera, han desarrollado un proyecto de investigación para identificar las tipologías de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo en el mercado del diamante.

Su finalidad es contribuir a sensibilizar y concienciar a las autoridades aduaneras  y otros órganos de control. Y es que, teniendo en cuenta los riesgos que lleva asociados el comercio de diamantes, es necesario aplicar las reglamentaciones adecuadas y poner en marcha medidas preventivas.

Así, el informe abarca todo el proceso, desde la producción, la venta del diamante en bruto, el corte y pulido, hasta la fabricación de joyas, y concluye que el comercio de diamantes está sujeto a vulnerabilidades y riesgos considerables.

Si bien este comercio ha existido durante siglos con una cultura y prácticas comerciales únicas, durante las últimas décadas se han producido cambios significativos en el mercado.

Han aparecido pequeños comerciantes y mercados emergentes como India y China que han desplazado a Bélgica, Israel y EE.UU. Además, los canales de distribución se han diversificado y las transacciones en efectivo son muy representativas.

También Internet toma posiciones rápidamente como una plataforma en el comercio de diamantes.

Identificación de riesgos

-Como el comercio de diamantes es transnacional y complejo es un perfecto caldo de cultivo para las operaciones de blanqueo de capitales que son, en la mayoría de los casos, de carácter internacional y multijurisdiccional.

-El uso de diamantes como moneda. Son difíciles de rastrear y pueden proporcionar el anonimato en las transacciones.

-Comercio basado en el lavado de dinero. Las características específicas del diamante como una mercancía y el gran número de transacciones relacionadas con el comercio internacional hacen que este mercado sea vulnerable a las diferentes técnicas de lavado.

-El comercio de diamantes obtiene unas ganancias que oscilan entre decenas a miles de millones de dólares, una cuestión muy relacionada con su potencial para lavar grandes cantidades de dinero.