El blanqueo de capitales sigue una serie de fases, encaminadas a legalizar, dar apariencia legal o simular un capital que en realidad procede de un delito. Así lo explica el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), al que España pertenece.

Primera Fase: Introducción del efectivo en el sistema financiero

Según el GAFI, la primera de estas fases es la de la introducción del efectivo en el sistema financiero y trata de hacer desaparecer el producto del delito. Desde Soluciones Confirma apuntan: “Es la etapa de mayor riesgo para el blanqueador, ya que el dinero obtenido en grandes cantidades y en billetes de pequeña denominación lo hace incómodo para el tráfico comercial”.

Las operaciones más usuales en esta fase son:

-La colocación del dinero en depósitos en cantidades lo suficientemente pequeñas para evitar tener que identificar la procedencia del dinero.

-El uso de cajas de seguridad de las entidades financieras o de los cajeros automáticos durante las 24 horas del día para eludir la identificación personal.

-La adquisición de títulos al portador, como cheques bancarios, la compra de cheques de viajero en divisas y pagarés anónimos.

-El contrabando de dinero en efectivo con la utilización de ‘camellos’ transportistas a cambio de una comisión sobre el capital trasladado.

-La utilización de casinos, casas de juego y la compra de premios de lotería.

-La entrada de dinero ilícito en establecimientos cuyo negocio genera una gran cantidad de efectivo diariamente, como bares, restaurantes o supermercados

Segunda Fase: Conversión

La segunda fase es la de la conversión, esto es, la compra de bienes, activos financieros y la realización de transferencias de fondos para dificultar el que se pueda seguir el rastro del dinero. Entre estas prácticas destacan:

-Las transferencias bancarias internas.

-La utilización de redes bancarias paralelas y clandestinas que facilitan el tránsito de efectivo por medio de cartas de crédito.

-La adquisición de bienes de consumo y su posterior reventa.

Tercera Fase: Integración

La última fase del ciclo del blanqueo es la de la integración o inversión. En esta etapa se pretende la aceptación e introducción legal, de forma definitiva, de los capitales delictivos en la economía oficial. Ejemplos de operaciones de esta tercera fase son:

-La compraventa de inmuebles

-La utilización de empresas ficticias o ‘pantalla’, es decir, sociedades interpuestas situadas en paraísos fiscales.