Desarrollado por la OCDE, el Estándar supone un paso importante hacia el fin del secreto bancario y una mayor transparencia fiscal internacional. España, como miembro del early adopters group, empezó el pasado mes de septiembre de 2017 a intercambiar con otras jurisdicciones su información financiera en materia fiscal.