La nueva bomba informativa del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) nos sitúa en China donde, a través del acceso a una base documental, se ha conocido que familiares directos de los líderes del régimen, incluido el actual presidente, han tenido relación con empresas ubicadas en paraísos fiscales para ocultar bienes y dinero del control oficial.

Es más, junto a su participación en empresas ya constituidas en territorios opacos, alguno de ellos sería titular de otras sociedades secretas . Este es el caso del cuñado del presidente, que aparece en los documentos como propietario de una empresa inmobiliaria. También el hijo y el yerno de un exprimer ministro son titulares de empresas en las Islas Vírgenes.

En los archivos obtenidos por ICIJ, procedentes de una filtración de más de dos millones de archivos de las gestoras Portcullis TrustNet y Commonwealth Trust que operan en las Islas Vírgenes Británicas, aparecen en torno a 22.000 clientes extranjeros con direcciones en China y Hong Kong. Entre ellos, los hombres y mujeres más poderosos y ricos del país.

Y es que desde que China vive su particular proceso de transformación y apertura, las élites cercanas al régimen se han enriquecido de manera acelerada.

Como intermediarios, los documentos señalan a PricewaterhouseCoopers, UBS, Credit Suisse y otros bancos o empresas auditoras occidentales. Así, estas entidades facilitan que sus clientes chinos establezcan inversiones en paraísos fiscales como las Islas Vírgenes o Samoa.

No es casual esta predilección de la élite china por el Caribe si tenemos en cuenta que hasta 2010 este territorio británico de ultramar era el segundo inversor directo del gigante asiático.

Esta investigación plasma, en definitiva, una dependencia desmesurada de la segunda mayor economía mundial en islas diminutas a miles de kilómetros de distancia, que ofrecen un ventajoso régimen tributario.

Hasta ahora, los funcionarios chinos no tienen obligación de hacer públicos sus bienes, cuestión que ha favorecido una economía paralela que permite a los poderosos y bien relacionados evadir impuestos y mantener sus transacciones en secreto.

El cambio de modelo económico ha convertido a China en un referente en el uso de territorios offshore para depositar bienes.

ICIJ

Fuente: ICIJ