En este momento son más de 1300 los acuerdos bilaterales suscritos y en marcha para que un número superior a 50 jurisdicciones, entre ellas España, implementen el estándar global de intercambio automático de información a partir de septiembre de 2017.

Con ello, este grupo conocido como el early adopters group dará un paso importante hacia el fin del secreto bancario y una mayor transparencia en materia fiscal.

Para que se produzca el intercambio en las fechas previstas y simplificar el procedimiento, la OCDE ha propuesto la suscripción de una declaración unilateral que evitaría tratar esta cuestión de forma bilateral. España ya firmó la declaración el 28 de julio de 2016 y, de acuerdo con este texto, se intercambiaría información fiscal con aquellos otros países que hubiesen suscrito declaraciones similares, con independencia de los períodos impositivos u obligaciones fiscales a los que se refiere esa información de la jurisdicción receptora.

A petición del G20, la OCDE desarrolló en julio de 2014 la versión completa del Estándar para el Intercambio Automático de Información Financiera en Materia Fiscal (CRS por sus siglas en inglés), con la finalidad de que los Estados obtengan información detallada de sus instituciones financieras e intercambiar anualmente esa información de manera automática con otras jurisdicciones.

El estándar prevé que ese intercambio de información financiera entre gobiernos transmitida desde las instituciones financieras incluya balances, intereses, dividendos y ventas de activos financieros, y cubra cuentas tanto de personas físicas como jurídicas, incluyendo trusts y fundaciones.

La versión completa del estándar dispone, además, de comentarios y orientaciones  para su implementación por parte de las instituciones y entidades financieras, modelos detallados de acuerdos, así como estándares para soluciones técnicas y tecnológicas paralelas como es el caso de una serie de requisitos para la transmisión segura de información.

Junto a las jurisdicciones que tienen suscritos o están negociando acuerdos, la OCDE ha previsto asesoramiento y ayuda a países menos desarrollados para que puedan contribuir con esta medida a crear un entorno fiscal más transparente y a prevenir la evasión fiscal.