Los diferentes segmentos de negocio en el mercado Fintech e Insurtech en España que se cifran en casi 400 firmas y 5.000 empleos, ya cuentan con el primer Código de Buenas Prácticas para el cumplimiento de estándares y normas que garanticen la protección del consumidor, así como la sana competencia y la cooperación dentro de la industria financiera y bancaria española.

Este documento, elaborado por la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), en su condición de asociación representativa de la gran mayoría de entidades del sector en nuestro país, contiene un modelo de autorregulación con una serie de obligaciones éticas y legales tanto en el análisis y prestación de los servicios como en su relación con los clientes. También incluye qué información debe contener las páginas webs de estas entidades.

Como principios generales, el Código establece que las entidades se abstendrán de desarrollar y utilizar prácticas de negocio que puedan ser constitutivas de actos contrarios a la libre competencia o de competencia desleal e, igualmente, contempla alejarse de lo que pudiera ser tipificado como corrupción en el desarrollo de sus relaciones con las empresas contratantes, clientes, proveedores, suministradores, competidores, autoridades, etc.

Obligaciones en la prestación de servicios

  • Prestarán un servicio sostenible, ético y responsable, no teniendo dentro de su actividad servicios que supongan un abuso al cliente.
  • Evaluación del perfil de riesgo de los usuarios previa a la prestación de cualquier tipo de servicio o inicio de relación de negocio
  • Evitarán incurrir en prácticas de publicidad ilícita o subliminal, de tal manera que la publicidad de los servicios profesionales deberá ser digna, leal y veraz, con absoluto respeto a la dignidad de las personas y a la referida legislación

Obligaciones en su relación con los clientes

  • A través de sus páginas web u otros canales utilizados para el contacto con clientes, se ofrecerá información clara, completa, transparente y accesible en todo momento de las condiciones de los servicios Fintech y/o Insurtech que comercialicen, así como sobre todos los gastos, condiciones económicas y tarifas.
  • La documentación financiera contendrá, de manera clara e inequívoca los principales términos y condiciones del servicio y de sus posibles prórrogas que se le ofrezca al cliente, como lo son al menos, plazo, importe y costes asociados al mismo, para que el cliente esté informado y manifieste el conocimiento de tales condiciones
  • Se evitará cualquier tipo de presión indebida a los clientes para la contratación, prórroga o modificación de cualquier servicio o producto
  • Canales adecuados a disposición de sus clientes de interacción y presentación de quejas y reclamaciones, accesibles a través de sus páginas web, que resolverán con diligencia las reclamaciones que reciban

Obligaciones en la página web

  • Informará claramente de cómo funciona el servicio que prestan, sus implicaciones legales y las consecuencias que pudiera tener para el cliente el incumplimiento de sus obligaciones en la prestación de ese servicio
  • Incluirá la información de la persona jurídica que opera detrás de cada marca comercial
  • Permitirán a los clientes hacer preguntas sobre los servicios ofrecidos a través de un link de “contáctenos” o similar