Uno de los puntos prioritarios en la agenda de la reunión del G20 celebrada en San Petersburgo, durante los días 5 y 6 de septiembre, ha sido el análisis y discusión de medidas contra la evasión fiscal como forma de contribuir a la recuperación económica.

En la declaración formal al término de esta octava cumbre, los países miembros han respaldado el plan de acción redactado por la OCDE para evitar el fraude fiscal que incluye la puesta en marcha de un sistema de intercambio automático de información.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, presentó un informe a los líderes de países ricos y emergentes durante la sesión inaugural en el que, junto a un plan para erradicar las prácticas de ingeniería fiscal de las multinacionales para evadir impuestos, se propone este sistema de intercambio automático de información que entrará en funcionamiento en 2015.

La intención del G20 es la adhesión del resto de países junto a los ricos y emergentes de forma que no haya que publicar nuevas listas negras de paraísos fiscales. Se pretende también ir poniendo cada vez más dificultades al secreto bancario.

Así, esta iniciativa, de similar alcance a la ley FATCA aprobada en EEUU, pasa inicialmente por elaborar un modelo de acuerdo, al que puedan adherirse las autoridades tributarias de los países que se sumen al sistema automático de intercambio.

Una vez adaptado el acuerdo suscrito a la legislación de cada jurisdicción, se podrá exigir a las entidades financieras que aporten cada año diversos datos de sus clientes a una plataforma a la que tendrán acceso las autoridades tributarias de los países implicados. Además, se establecerá la obligación de que los trusts y otro tipo de fundaciones revelen qué personas las controlan.

Las previsiones en los plazos de implementación del nuevo sistema fijan junio de 2014 para establecer las condiciones legales y las indicaciones sobre como recopilar la información, de manera que la operativa pueda arrancar en 2015.

Fuente: G20