Esta película de los 90 es una adaptación del best seller de Tom Clancy,  «Peligro claro e inminente», y supuso la segunda interpretación de Harrison Ford como el ya famoso agente de la CIA Jack Ryan, ahora en funciones directivas de la agencia de inteligencia americana.

Como trasfondo en una compleja trama de acción, espionaje y falsas lealtades, «Peligro Inminente» nos conduce por el poder del narcotráfico con el Cartel de Medellín de protagonista y el blanqueo de grandes sumas de dinero con el que buscan legitimar sus operaciones en Colombia con un objetivo más bien político que económico. Y es que esta organización ha conseguido extender sus ramificaciones hasta los centros de poder más importantes.

Todo se inicia cuando la guardia costera intercepta un yate en el Caribe. Su dueño, un buen amigo del presidente ha sido asesinado por unos capos de la droga en una operación de blanqueo de dinero que asciende a los 600 millones de euros.

Recién incorporado a su nueva responsabilidad en la CIA, Ryan tendrá que investigar el asesinato de este hombre de negocios que resulta estar conectado con el tráfico de drogas a través de su colaboración en estas millonarias operaciones de blanqueo.

El Cartel estaba insatisfecho con su forma de blanquear los fondos procedentes de sus actividades ilegales. La repatriación del dinero en efectivo lejos de resolver sus problemas, los ve acrecentarse. Por eso, una vez blanqueados los ingresos primarios, los narcos abrían cuentas que les permitía crear un gran fondo fiduciario de inversiones con el que adueñarse legalmente de las empresas de países donde tuvieran la intención de adquirir poder político o económico.

De manera paralela a la investigación oficial, y justificado en unas inminentes elecciones, el Presidente, sin que Ryan sea informado, decide enviar a Colombia un grupo de mercenarios encabezados por John Clark (Willem Dafoe) para destruir en la selva los laboratorios de elaboración de drogas y terminar con el principal capo del Cartel.

Por otra parte, el Coronel Cortéz (Joaquim de Almeida), con el ambicioso objetivo de quedarse al frente del Cartel, está negociando con militares americanos que, a cambio de la promesa de reducción de tráfico, se comprometen a entregar a Cortéz el grupo paramilitar enviado a la selva.

Ryan descubrirá la trama secreta de las negociaciones a triple banda, dando, así, inicio a una batalla moral que nos muestra lo más humano del personaje encarnado por Harrison Ford.