El senador republicano, Rand Paul, ha bloqueado el convenio de doble imposición entre España y EEUU rubricado el pasado 14 de enero, por la que se evitaría la doble imposición, estableciendo la prevención de la evasión fiscal con el intercambio de información tributaria entre ambos países.

El texto, que debía ser ratificado posteriormente por los respectivos parlamentos nacionales, fue negociado durante más de dos años y entraría en vigor tres meses después de dicha ratificación. Sin embargo, el senador Paul lo mantiene bloqueado en Estados Unidos sin que, por el momento, pueda sustituir al actualmente vigente, de febrero de 1990.

Según fuentes del Tesoro americano, el bloqueo de este y otros convenios similares no hay que considerarlo preocupante y no creen que vaya a obstaculizar la entrada en vigor de FACTA en 2014, normativa que ya fue torpedeada por este mismo senador alegando que podía interferir en cuestiones de privacidad.

Para facilitar la aprobación del acuerdo, el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, ha remitido una carta al senador Paul, así como al presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Senado estadounidense, Robert Menendez, en las que les indica la importancia que para ambos países tiene la ratificación del citado convenio en materia de inversiones.

Y es que el nuevo convenio de doble imposición incluye mejoras en el tratamiento de los dividendos, intereses y cánones, en las ganancias de capital y en el intercambio de información tributaria entre ambos países. En esta línea, para favorecer la inversión se reduce la carga impositiva sobre los dividendos y se amplía el ámbito para poder beneficiarse del tipo reducido o de los supuestos de exención.

Según datos del Gobierno español, EE.UU. representa el sexto destino de las exportaciones españolas y ocupa una posición parecida respecto de los proveedores de España. La posición inversora de España en Estados Unidos ronda los 44.000 millones de dólares. Por su parte, Estados Unidos se mantiene como uno de los principales inversores extranjeros en España, con una posición inversora que asciende a 58.600 millones de dólares.

Fuente: Europa Press y Reuters