La reforma del Código Penal y, en concreto, la redacción de su artículo 31 bis que determina los supuestos en los que las personas jurídicas serán penalmente responsables, cumple su primer año en vigor.

En estos meses hemos visto que progresivamente las empresas están implantando tanto en su propia estructura interna como a través de asesoría externa, la figura del compliance officer o responsable del cumplimiento del marco regulatorio y normativo en el ámbito penal que afecta a las empresas.

Y es que en febrero 2016, el Tribunal Supremo dictaba la primera sentencia sobre la responsabilidad penal de las personas jurídicas confirmando las condenas impuestas por la Audiencia Nacional a tres empresas por su participación en delitos contra la salud pública.

En consecuencia, el Alto Tribunal explica el valor probatorio de los programas de compliance y hace suyos los argumentos que la Fiscalía General del Estado en la circular 1/2016 de 22 de enero de 2016, un documento en el que se imparten instrucciones a los fiscales para valorar la eficacia de estos planes de cumplimiento que se configuran como una eximente de la responsabilidad penal.

Para contribuir a la necesaria constitución de un programa por parte de las empresas desde la asesoría externa, Soluciones Confirma, tal como explica su director comercial, Santiago Lago, presta un servicio como valor añadido para la elaboración del manual de prevención e implantación del procedimiento.

Este Manual se estructura en una serie de fases que se inicia con la identificación del Mapa de Riesgos, seguido de protocolizar las directrices básicas de actuación, los códigos de conducta y la toma de decisiones.

Las tres fases anteriores se completarían con el desarrollo de políticas relativas a los delitos de mayor riesgo y el establecimiento de los procesos internos y sus correspondientes líneas de comunicación para evitar los riesgos detectados.

Asimismo, habrá un proceso de formación y asesoramiento a empleados y directivos de la entidad con el fin de que se consolide la cultura del cumplimiento.