La organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha presentado a los líderes del G-8 un informe con cuatro pasos concretos para el intercambio de información fiscal a nivel global que cree un sistema “más justo y más transparente”.

El nuevo informe, bajo el título “Un cambio radical en la transparencia fiscal”, ha sido preparado a petición del G-8 para la cumbre de Lough Erne Summit, y propone cómo desarrollar un modelo de intercambio de información automático que sea “global, seguro y eficaz en materia de costes”.

Entre esos cuatro pasos, la OCDE propone promulgar una amplia legislación marco para facilitar la expansión de la red de jurisdicciones asociadas de un país, así como seleccionar una base legal para el intercambio de información.

En tercer lugar, sugiere adaptar el ámbito de los informes y los requisitos de debida diligencia, así como coordinar la orientación a seguir. Por último, recomienda desarrollar estándares de tecnologías de la información comunes y compatibles.

El informe incluye además posibles calendarios para cada uno de estos pasos e incide en que gran parte de este trabajo ya está en marcha por parte de la OCDE. Además, remarca que cada vez más jurisdicciones se están sumando a la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal, que aporta una base legal para el intercambio automático de información.

“Felicito al G-8 por centrar su atención en los esfuerzos internacionales para impulsar el crecimiento sostenible a través de soluciones globales para la evasión y elusión fiscal”, declaró el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, durante su intervención antes de la Cumbre.

Gurría destacó que los sistemas fiscales deben ser y parecer “justos” y remarcó que la OCDE está ayudando a los países a trabajar de manera conjunta, para poner fin a la evasión fiscal creando este sistema de intercambio automático de información.

Fuente: OCDE