Fortalecer la capacidad de los países en desarrollo de cobrar impuestos de forma eficaz a las
empresas multinacionales es una de las iniciativas que llevan a cabo desde Inspectores Fiscales Sin Fronteras (IFSF). Y se hace con el envío de expertos cualificados.

Según se recoge en el último Informe Anual de IFSF, concretamente entre mayo de 2017 y abril de 2018, esta iniciativa consiguió importantes hitos como un aumento en la recaudación de 414 millones de dólares estadounidenses de ingresos fiscales.

Además, la recaudación obtenida fue cerca de 100 veces superior a los costes del programa, lo que significa que por cada dólar estadounidense invertido, IFSF contribuye a generar 100 en recaudación tributaria.

Fuente: Informe Anual IFSF.

Junto a los datos objetivos, también han evaluado el comportamiento de otros resultados a largo plazo, como la transferencia de conocimientos técnicos, cambios organizativos y cumplimiento tributario.

En su segundo año completo de actividad, IFSF ha completado 10 programas, 34 están en curso como, por ejemplo el piloto sobre delitos fiscales puesto en marcha en febrero de 2018, y prevé implementar otros 20 en un futuro cercano.

El objetivo es alcanzar las 100 misiones de envío de expertos en auditoría tributaria a países en desarrollo para el año 2020.

Cooperación internacional

Inspectores Fiscales sin Fronteras es una iniciativa conjunta de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para impulsar la movilización de recursos internos a través de mejoras en los procesos de auditoría e inspecciones tributarias y de reforzar el cumplimiento normativo en países de África, Asia, Europa del Este, Latinoamérica y el Caribe.

Fuente: Informe Anual IFSF.

Fue el 13 de julio 2015 cuando la OCDE y el PNUD presentaron conjuntamente la iniciativa en el seno de la Tercera Conferencia sobre Financiación para el Desarrollo de Adís Abeba, Etiopía. En abril de 2016, se celebró la primera reunión del Consejo de Gobierno de IFSF.

Once países ya han enviado a funcionarios de su administración tributaria para proporcionar asistencia práctica a los inspectores de países en vías de desarrollo.

De hecho, la ayuda que las administraciones socias ofrecen a los programas IFSF se está ampliando
con nuevos colaboradores, como Bélgica, India y Sudáfrica, que se suman a las ya existentes de Alemania, España, Francia, Italia, Kenia, Nigeria, Países Bajos y Reino Unido.

Y se han identificando oportunidades de cooperación Sur-Sur, donde India, Kenia, Nigeria y Sudáfrica figuran entre los países que actualmente ofrecen los servicios de sus expertos.

Los programas

África sigue siendo una de las principales fuentes de solicitudes de programas.

Y si bien se prevé que cada programa tenga una duración de al menos una semana, su duración puede extenderse, por ejemplo, de 8 a 12 semanas repartidas en un período de 6 a 12 meses.

Fuente: Informe Anual IFSF.

Se persigue desarrollar un modelo para el cambio sistémico que permitirá a los países en desarrollo tomar el liderazgo en el uso de la tributación para generar los ingresos para su desarrollo económico y social.

Se componen de 7 fases: la identificación de una necesidad de asistencia, presentación de la solicitud de esa asistencia, selección de expertos tras el examen de las solicitudes, diseño del programa, implementación, control y supervisión, para terminar con la evaluación y mejora.

Los programas de IFSF responden, por tanto, a las necesidades de las administraciones tributarias anfitrionas y cubren una amplia gama de retos técnicos y sectores industriales.

Los programas en vigor están focalizados en la selección de casos a auditar conforme a criterios de riesgo, en los procedimientos de auditoría y en la negociación de los acuerdos previos sobre precios de transferencia.

Las inspecciones llevadas a cabo bajo el paraguas de los programas de IFSF cubren fundamentalmente cuestiones de precios de transferencia y fiscalidad internacional, incluyendo establecimientos permanentes, validación de pagos por servicios y gestión, y valoración de activos de propiedad intelectual.

Y en cuanto a los sectores industriales, se fija el foco en los más representativos, incluyendo la agricultura, la construcción, los servicios financieros, la tecnología de la información y la comunicación, la industria hotelera y hostelera, la manufactura y la minería.

Asimismo, de forma complementaria a los programas, se lleva a cabo la asistencia con enfoque IFSF para la resolución de casos de forma anónima. Hay una serie de países y jurisdicciones en desarrollo que ejecutan versiones simplificadas de los programas IFSF, donde se resuelven casos
de forma anónima a través de talleres realizados por expertos en auditoría tributaria.

Se configuran como una opción práctica y flexible para aquellos países que necesitan más tiempo para cumplir las exigencias de confidencialidad u otros requisitos prácticos necesarios para poder aplicar los programas completos. En el ejercicio 2017/18, se desarrollaron en nueve países