El GAFI ha concluido su primera sesión plenaria del año, que se celebró los días 22 y 23 de febrero en París. Una de las principales labores de los miembros del GAFI en esta sesión fue determinar qué países salían de su ‘lista negra’ por haber comenzado a cumplir con las recomendaciones del grupo.

Entre los Estados que han pasado la evaluación en tema de prevención de blanqueo de capitales, y salen de la ‘lista negra’, destacan Bolivia, Afganistán, Cuba o Nicaragua.

También se ha publicado una lista de los países que siguen sin poner en marcha las recomendaciones de este grupo. Entre otros, sobresalen Irán y Corea del Norte.

Además de discutir los retos globales en materia de prevención de blanqueo de capitales y financiación de terrorismo, esta reunión ha sido crucial; ya que, en ella, se han adoptado medidas muy relevantes.

Turquía ha superado con éxito la evaluación que realizó el GAFI en octubre del pasado año y en la que se analizaban las medidas adoptadas por este país para luchar contra la financiación de actividades terroristas. Turquía tenía gran interés en esta resolución, ya que se jugaba la exclusión del grupo.

Hay que señalar que los legisladores turcos han actuado casi ‘in extremis’. El país aprobó la ley para prevenir la financiación del terrorismo el pasado 15 de febrero, una semana antes de que se celebrara esta reunión. Aun así, Turquía sigue teniendo deberes. El GAFI ha detectado algunas deficiencias en su sistema y debe corregirlas antes de la reunión del 30 junio de este año.El grupo también ha observado mejoras en la legislación de dos países, Ghana y Venezuela.

Pero, quizá, el punto más importante de la agenda de esta reunión ha sido otro. En los últimos 20 años, el GAFI ha desarrollado una metodología de evaluación para asegurarse que todos los Estados del mundo cumplían con sus recomendaciones. En esta última reunión, los miembros han aprovechado para anunciar la puesta en marcha de un nuevo método que se adaptará a los estándares que se aprobaron en 2012.

En este sentido, Bjørn S. Aamo, presidente del GAFI, apuntó que “las futuras evaluaciones determinarán lo bien que lo están haciendo los países para cumplir con el objetivo de prevenir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo”.

Por último, el GAFI ha admitido a la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) como nuevo observador del GAFI. Esta institución es la mayor organización regional de seguridad bajo el capítulo VIII de las Naciones Unidas.

Fuente: GAFI