El salón de belleza Nail Artisan ubicado en el condado de Manatee en Florida es el escenario central donde se desarrolla Claws, una serie que ha llegado a nuestro país de la mano de HBO en octubre de 2017.

Desna Simms (Niecy Nash) es la propietaria de este salón de manicura, un medio con el que alcanzar una vida mejor.

Sin embargo, desde el primer capítulo de los diez que completan la primera temporada de este drama criminal, Desna y sus cuatro manicuristas ligadas por lazos de lealtad no podrán emplearse solo en pintar uñas si no que se verán involucradas en un plan para blanquear dinero con la mafia local.

El jefe del clan es el peligroso Uncle Daddy (Dean Norris), quien le hará la propuesta a Desna de utilizar su salón como tapadera para lavar el dinero procedente de los negocios turbios de una clínica del dolor donde trafican con estupefacientes.

Desna acepta el plan por un año con tal de sacar adelante a su hermano autista pero se ve obligada a renunciar a su sueño de abrir otro local de lujo y verse desvinculada de la mafia, y más teniendo en cuenta su relación con Roller, el hijo primogénito de Uncle Daddy.

Precisamente es Roller quien le promete unas ganancias de 20,000 dólares por prestarse a usar su negocio como medio de ‘legalizar’ el dinero procedente de actividades criminales. Pero pronto surgen las primeras disputas por diferencia entre las comisiones prometidas por el grupo mafioso y las que finalmente cobra y que ascienden a 3,000 dólares. Esto desorienta a nuestra protagonista que encontrará junto a sus amigas otras formas de tomar lo que es suyo.

Y es que estas cinco mujeres van a tener que aprender a compartir un territorio ocupado hasta su llegada por hombres y, además, del crimen organizado de la familia Husser.

De ahí que la serie sea una mezcla de historias costumbristas llenas de estereotipos propios de la zona menos acomodada de Florida regida por las leyes del hampa con delitos, droga, crímenes y otros misterios.

La segunda temporada podrá verse en EEUU el próximo verano con la incorporación de una agente especial del FBI para investigar las sospechas de blanqueo en la Clínica.