2014, cuenta atrás para la entrada en vigor de FATCA

31 diciembre, 2013

Como medida de prevención de la evasión fiscal entre los ciudadanos estadounidenses, el gobierno de EEUU aprobaba hace tres años la Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) que, por cuestiones operativas y de adaptación de las entidades financieras, ha ido posponiendo su entrada en vigor hasta julio de 2014.

Y es que la normativa obliga a que las entidades financieras de todo el mundo se comprometan a cumplir determinadas obligaciones  con respecto a los titulares estadounidenses de cuentas bancarias en el extranjero: identificación, reporte… Se trata, en suma, de hacer posible el intercambio automático de información financiera entre bancos internacionales.

Para ello, se hace preciso que los grupos financieros internacionales adopten un esfuerzo coordinado de sus estructuras con un trabajo en equipo y global de sus entidades.

Así, los bancos extranjeros deberán inscribirse en el registro on line dispuesto por el IRS (Internal Revenue Service), órgano dependiente del Tesoro, y tener en cuenta que si quieren aparecer en la primera versión del listado de entidades, que se hará público el próximo mes de junio 2014, disponen hasta el 25 de abril como fecha límite para finalizar ese registro.

En este sentido, tal y como señalan expertos de la firma KPMG, “un tema relevante para que un grupo financiero internacional sea considerado participante y pueda firmar el acuerdo con el IRS es que todos sus miembros lo sean”. Esto implica, añaden, “que la decisión local de participar o no se vea influida no sólo por el impacto que FATCA tenga localmente, sino sobre los negocios globales que el grupo mantiene en su conjunto”.

Además, de forma complementaria a este sistema dirigido a entidades centrales y sucursales, numerosos países –entre los que se encuentra España-, están suscribiendo acuerdos bilaterales con EEUU.

Mediante estos acuerdos, considerados como la forma más sencilla de adaptarse a esta normativa sin precedentes, las entidades financieras tanto de los países firmantes como de EEUU, se comprometen a comunicar a sus autoridades fiscales la información referente a contribuyentes del otro país y, seguidamente, la información se intercambiará entre las autoridades fiscales, de forma automática.

Para Santiago Lago, directivo de Soluciones Confirma, la próxima entrada en vigor de la FATCA supone “la llegada de una de las primeras medidas de carácter extraterritorial adoptadas por un país para poner límites al secreto bancario, propiciando así el intercambio de información”.

La consecuencia más directa de no participar de esta normativa, será que tanto las entidades como sus clientes tendrán que asumir una retención del 30% sobre las rentas pasivas procedentes de EEUU. Esto, en la práctica, según explican los expertos, significaría “un eventual aislamiento en transacciones globales, ya que varias entidades internacionales podrían, para simplificar sus procesos, evitar operaciones con bancos no participantes”.

Los últimos paraísos fiscales de Europa

23 diciembre, 2013

Las presiones internacionales lideradas por Estados Unidos y el G20 contra la evasión fiscal con el fin de recaudar dinero, están dejando en una posición incómoda a países europeos en los que, gracias al secreto bancario, se han situado tradicionalmente las “cajas fuertes” para esconder grandes fortunas.

Con este argumento se inicia un interesante reportaje de El País Semanal, publicado el domingo 22 de diciembre, sobre los Estados europeos donde se mantiene la opacidad fiscal: Suiza, Luxemburgo y Lichtenstein.

En el caso de la banca suiza, parece que el dinero negro empieza a sentirse incómodo en sus cámaras acorazadas porque las entidades no quieren  exponerse a represalias económicas.

En este momento, el sector financiero suizo que genera 200.000 empleos y representa el 10% del PIB, “se desembaraza de clientes procedentes de EEUU de un día para otro”, según indica el redactor jefe de Tribune de Genève, Pierre Ruestshi. Además, un millar de residentes en el país helvético habrían devuelto su pasaporte estadounidense.

Teniendo en cuenta que un tercio de la riqueza offshore del mundo se guarda en Suiza, el director general de la Asociación de Banqueros Suizos, Claude-Alain Margelisch, dice que lo que se está haciendo es “animar a los clientes a que regularicen su situación”.

El horizonte para el fin del secreto bancario se situaría en 2015 si Suiza se ve obligada a sumarse al acuerdo del G20 de intercambio automático de información sobre las cuentas bancaria.

En Luxemburgo, por su parte, donde la expansión del sector financiero representa ya casi el 40% del PIB, parece que se estaría reciclando el dinero procedente de Suiza y Singapur.

Las sedes de principales multinacionales como Amazon o Paypal buscan en Luxemburgo una fiscalidad favorable y hacen confluir allí los ingresos de sus filiares europeas.

El fin de la opacidad bancaria en este país haría perder los “clientes europeos de nivel medio” tal y como señala el director ejecutivo de la Asociación de Bancos y Banqueros Luxemburgueses, Jean-Claude Rommes, quien añade que “las fortunas muy grandes no tienen problemas con el fisco, Vendrán otros, de Rusia, de Asia, de Latinoamérica, de Oriente Próximo”…

Otro caso es el de Lichtenstein, donde el negocio bancario es una especialidad nacional. Hasta allí llegan los bancos helvéticos para crear fundaciones de las que sólo se conoce el nombre de quién la ha registrado.

Aunque desde la asociación de banqueros de esta plaza financiera, considerada como la más opaca del mundo, dicen querer funcionar sólo con “dinero blanco”, las estructuras fundacionales no se van a ver afectadas por las nuevas normas de transparencia y “sólo se facilitarán los datos del beneficiario de la fundación si recibe dinero de ella en ese momento”, explica Katja Gey, jefa de la dirección interna de Finanzas.

En el futuro próximo, ¿veremos  salir de las “listas negras” a estos lugares europeos donde todavía se esconde el dinero?

Fuente: El País Semanal

 

Balance 2013: avances y retos contra la corrupción, el blanqueo de capitales y la evasión fiscal

20 diciembre, 2013

En este año a punto de finalizar, hemos asistido a una importante actividad de los organismos internacionales encaminada al impulso y refuerzo de medidas contra la corrupción, el blanqueo de capitales y la evasión fiscal.

Y es que en tiempos de crisis, se hace fundamental perseguir estas conductas ilícitas que provocan la pérdida de ingresos a nivel mundial y pueden afectar a la creación de empleo, el comercio, la innovación… Al equilibrio económico y social, en definitiva.

A lo largo del 2013, este objetivo ha estado marcado como prioritario en la agenda del G20, que ha suscrito las recomendaciones hechas por la OCDE en su plan de acción contra la evasión fiscal. También desde Europa nos han llegado novedades legislativas contra la corrupción; los pasos hacia la desaparición del secreto bancario nunca han sido tan certeros; y la existencia y convivencia con los paraísos fiscales ya no resulta tan cómoda.

Sin embargo, son muchos los retos a los que enfrentarse en el futuro. Por ejemplo, la corrupción en el sector público sigue siendo uno de los mayores desafíos a nivel mundial.

Así lo pone de manifiesto Transparency International (TI), especialmente en ámbitos como los partidos políticos, la policía y los sistemas judiciales. Según el Índice de Percepción de la Corrupción 2013 de TI, el indicador de corrupción más usado en todo el mundo, se advierte que el abuso de poder, los acuerdos clandestinos y el soborno “continúan devastando a las sociedades en todo el mundo”.

Como resultados destacados, hay que señalar que más de dos tercios de los 177 países incluidos en el índice de 2013 han obtenido una puntuación inferior a 50, en una escala de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de muy bajos niveles de corrupción).

Dinamarca y Nueva Zelanda comparten el primer lugar, con una puntuación de 91. En las últimas posiciones se ubican este año Afganistán, Corea del Norte y Somalia, con tan solo 8 puntos cada uno.

Por su parte, España ha mostrado un claro descenso en el IPC 2013, dado que en 2012 había obtenido una puntuación de 65, y el puesto número 30 entre los 176 países analizados, y en el último IPC obtiene una puntuación de 59 (6 puntos inferior) y ha descendido 10 puestos, situándose en el puesto número 40 del ranking global.

Las razones de este descenso pueden relacionarse, por una parte, con los sistemas de control, que se habrían mostrado más eficaces permitiendo aflorar un mayor número de casos; y, por otra, con las denuncias de los medios de comunicación y el relevante eco social y atención prestada a los casos, cuestiones que habrían influido intensamente en la percepción ciudadana.

Veremos que nos depara el 2014…

 

Mapa

Intercambio de información, la fórmula para evitar la evasión fiscal

13 diciembre, 2013

Una vez más, el Ecofin no ha podido aprobar en plazo la nueva directiva sobre la fiscalidad del ahorro, cuyo objetivo es reforzar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal, por el veto de Austria y Luxemburgo.

Este hecho se producía el martes, 10 de octubre, y tan solo un día después, la Eurocámara daba luz verde a una propuesta de la Comisión para obligar a los países de la UE a intercambiar automáticamente información a partir de 2017, con la misma finalidad de intensificar la lucha contra la evasión fiscal.

Así, los 28 compartirían información sobre “los rendimientos del trabajo, la remuneración de los consejeros, los seguros de vida, las pensiones y la propiedad de bienes inmuebles”.

Estas normas también exigirán a los Estados recoger y compartir información sobre otros ingresos, incluyendo los dividendos, las plusvalías y saldos en cuentas.

En la votación del pleno, el Parlamento ha rechazado las recomendaciones de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de mantener el “principio de disponibilidad”, por el que un país sólo intercambiará la información que él mismo decida.

Sin embargo, sí ha asumido la recomendación de la misma comisión de que los Estados miembros deban “afrontar sanciones en caso de incumplimiento de las normas”.

De forma complementaria, los eurodiputados han adoptado una resolución tras debatir con la Comisión las mejores vías para alcanzar “un compromiso cuantificable y tangible en la lucha contra la evasión fiscal” que, cada año, provoca que en la UE deje de recaudarse un billón de euros en potenciales ingresos fiscales.

En el texto de la resolución se recuerda “su urgente petición a los Estados miembros de que se comprometan a alcanzar el objetivo ambicioso, pero realista, de reducir al menos a la mitad la brecha fiscal para 2020”.

La Eurocámara insiste, también, en que, en el actual período de recuperación de la crisis, unos objetivos concretos y un verdadero compromiso para combatir la evasión y la elusión fiscales eliminando la brecha fiscal, podrían generar un “muy necesario aumento de los ingresos fiscales recuperando los impuestos adeudados”.

Asimismo, pide a la Comisión que inicie un estudio sobre posibles indicadores que sirva de base para reducir el fraude, la evasión y la elusión fiscales y, si procede, para establecer una serie normalizada de indicadores de medición.

Infografía: Las ventajas del Registro OCI en la custodia de documentos

10 diciembre, 2013

 

La Ley 10/2010 establece que a los ficheros y documentos creados para dar cumplimiento a esta ley, se les debe aplicar nivel alto de seguridad

12_OCI9